Recorrido de gastronomía excéntrica en Bogotá

Bogotá es una ciudad cosmopolita en cuanto a la gastronomía. En la capital puede encontrar restaurantes especializados en comidas típicas bogotanas, que ofrecen menús de otras regiones del país, o cocina de diferentes partes del mundo y existen restaurantes para todos los presupuestos.

Aquí los recomendados tras el recorrido:

La casa del Chibcho:

Al entrar al lugar, lo primero que verá será una concina sencilla, pequeña y algo deteriorada, adornada con pequeñas vasijas, ollas y jarrones de barro que antiguamente se usaban para echar el maíz y fermentar la chicha; plumas, mascaras de indios y un cuadro que resume los tiempos difíciles de los años cincuenta, cuando la fabricación, venta y consumo de chicha fue prohibida. Lo que le da un ambiente confortable. En el lugar podrá degustar la chicha tradicional elaborada por la abuela Judith y servida como debe ser: en totumas. Los extranjeros son clientes frecuentes, pues les parece exótico e interesante probar esta bebida tradicional del país.

Conosur:

Si le gusta comer con la mano, le agrandan los conos y le gustan los restaurantes informales, Conosur es la elección perfecta. Los conos son de sushi, de patacón y de Rice Krispie, los rellenan con recetas típicas colombianas como el “calentao paisa” y, claro está, que puede rematar con un helado pero no tradicional sino artesanal como el de galleta Oreo con leche. El restaurante es el resultado de influencias gastronómicas latinas y asiáticas hechas con los mejores y más saludables ingredientes.

La Vecindad – Mexican Grill:

Un restaurante en donde la representación de los personajes de la serie humorística más exitosa de Latinoamérica lo atenderán y un lugar que lo transportará a La Vecindad más conocida del mundo. Un homenaje al Chavo del 8, la persona que con personajes como Chespirito encantó a miles de televidentes, fue la idea con la que nació ese negocio que a través de recuerdos y buenos momentos lo transportarán en el tiempo.

El Cielo: técnicas tradicionales de cocción como: cocido, asado o frito son reemplazadas por los procesos de la cocina molecular en este restaurante. Así, que si quiere vivir la experiencia de sentirse en el cielo no se puede privar de conocerlo. Su chef, Juan Manuel Barrientos presenta platos exclusivos y mágicos que son el resultado de su investigación e imaginación. El menú cambia cada mes y si se atreve a ir vivirá una aventura que le permitirá degustar diferentes platos, sabores, aromas y texturas únicas.

Conozca la ubicación exacta de cada restaurante:

Deliciosa comida mexicana a módicos precios en La Vecindad – Mexican Grill

La Vecindad - Mexican Grill

Si no para todos, para la mayoría “El Chavo” fue parte de su niñez. Horas sentados frente al televisor, viendo las mil y una historias caracterizadas por su inocencia, la llorona de la Chilindrina, los cachetes de Kiko, el “acúsalo con tu mamá” de La Popis, o el “¿Desea pasar a tomar una tacita de café?” de Doña Florinda.  Ahora puede remitirse a la propia vecindad del Chavo pero, con una mejor excusa: comer.

La Vecindad –Mexican Grill, un restaurante temático creado por Carlos Benítez, quien motivado por su gusto hacia la serie y su carrera de administración, decidió hacerle un homenaje a Roberto Gómez Bolaños.

Vestidos, delantales extendidos y calzones es lo primero que encontrarán sus ojos y lo más seguro es que “Kiko”, El Chavo, La Chilindrina o “La Popis” lo dirijan a la mesa y lo atiendan. Abundan las caricaturas estilo pop art, cuadros y figuras alusivas a los personajes.

La carta de La Vecindad tienen un ingrediente muy importante: la creatividad. Allí una sopa no es sólo una sopa, es la sopa de “La Biscabuela”, y un sándwich es la “famosa” torta de jamón del Chavo, también encontrará la Quesadilla del 8, las Fajitas de cachete de marrana flaca, los nachos Churin churin fun fly,  burritos llamados Godines de carne y una mezcla del 8 (limonadas o jugos) servida en el barril del Chavo.

Pero no se preocupe, pues hay precios para todos los bolsillos:

tab

La chichería más famosa de La Candelaria

la foto-7

En una ciudad de contrastes como Bogotá y entre la inmensidad de lugares que se pueden encontrar con un trasfondo de nuestra cultura está la vieja Candelaria, en todo el centro capitalino. Muy cerca al cerro de Monserrate y en pleno corazón de la zona histórica está el Chorro de Quevedo y el Callejón del Embudo, un tramo empedrado que como su nombre lo dice es ancho por arriba y muy angosto por abajo, en donde pasan ríos de gente.

Actualmente, en el Chorro de Quevedo, la gente se emborracha a punta de chicha y contrario a nuestros indígenas es un acto común, al menos, esa es la impresión que dejan los avisos que puerta tras puerta están colgados por ese callejón de paredes pintadas con grafittis y saturado de tiendas de barrio, artesanías y bares rockeritos: “Chicha en totumas”, “Si hay chicha”, “Chicha barata”.

En la esquina donde se termina el Callejón del Embudo está La Casa del Chibcho, la chichería más famosa del sector, una construcción de dos pisos con más de doscientos años, donde hoy en día la abuelita Judith, como la llaman sus vecinos, prepara y vende la bebida ancestral a sus comensales.

La señora Judith revela sus 74 años de edad, que no han sido un impedimento para seguir preparando la “chichita”, como la llama cariñosamentente ella. Ese negocio le ha dado por 20 años lo del diario vivir a ella y a su esposo, quien la acompaña y la reemplaza cuando ella no puede ir. A las 12 del día, doña Judith abre el lugar que está ubicado muy cerca de donde vive. En una larga jornada de 12 horas ella misma se encarga de elaborar la chicha, servirla y llevarla a la mesa.

A penas se entra al lugar, lo primero que se ve es la cocina, que es sencilla, pequeña y algo deteriorada, en cuyas paredes doña Judith colgó varios adornos que le dan un ambiente muy acogedor: pequeñas vasijas, ollas y jarrones de barro que antiguamente se usaban para echar el maíz y fermentar la chicha; plumas, mascaras de indios y cuadros que retratan la historia de la chicha. En este lugar, doña Judith prepara la chicha, una bebida que, seguramente, la mayoría de personas no saben cómo se prepara. Esta es su preparación (Haz clic en la imagen de abajo para ver la infografía en su tamaño original).

My Infographic

La chicha tiene un color amarillo lechudo y aunque su aspecto no es el mejor, tiene un sabor muy agradable para el paladar, es dulce, refrescante y gustosa.

En la Casa del Chibcho la bebida indígena no se toma en vasos, allí se toma chicha a totumadas. La abuela Judith usa totumas para servir la bebida y utiliza una base redonda elaborada con tapas de gaseosa de metal que mete en una cuerda, formando una especie de anillo donde pone la totuma.

El segundo piso es un lugar muy bohemio, en donde al son de la canción Rivers of Babylon del grupo Boney, los clientes se sientan a tomarse su chicha. Escaleras, mesas, sillas, techo, paredes y lámparas recicladas están rayadas con esferos, marcadores, correctores y todo tipo de utensilios que la gente ha encontrado entre sus cosas y utiliza para dejar mensajes, poemas o chistes.

Los precios oscilan entre los 5.000 y los 10.000 pesos, y eso depende de si se consume la chicha en el lugar o sí se lleva en botellas de plástico o vidrio recicladas.

Preparar chicha no tiene ninguna ciencia y en el Chorro de Quevedo la preferencia que existe por la de la Casa del Chibcho no se debe a una formula secreta, esto no se trata de grandes imperios o de recetas que están guardadas en un banco. Aquí se trata de medidas de buena higiene, economía y un buen servicio.

El Cielo en las redes sociales

Juan Manuel Barrientos, renombrado chef colombiano, es una persona de pocas palabras y muchas imágenes o así se muestra en las redes sociales. Como @JUANMAELCIELO aparece este joven empresario en Twitter e Instagram, quien se la pasa subiendo fotos y deleitando a más de uno con los excéntricos platos preparados para sus restaurantes de cocina molecular El Cielo, que le han dado el reconocimiento que tiene hoy en día y al cual promociona a través de las redes sociales.

El Cielo es uno de los pocos sitios que hace cocina creativa con tendencias de vanguardia en Colombia. Barrientos tomó el riesgo y apostó a este nuevo estilo, en un país como el nuestro donde la economía es inestable y la gente tiende a ser muy conservadora. Bogotá y Medellín son las dos ciudades sedes donde está ubicado el restaurante, que el año pasado cumplió cinco años desde su fundación y que ha sido escogido como el  restaurante favorito por el público por cuatro años consecutivos, de acuerdo a la revista La Barra.

Un éxito que se ve reflejado en Instagram donde Juan Manuel tiene 3.162 seguidores y Twitter con 2.455 personas queriendo recibir contenido de su cuenta que en su mayoría trata temas referentes al famoso restaurante, cifras que cada día aumentan gracias a la interactividad que mantiene su creador con los usuarios y que convierte a El Cielo en una marca más humana.

Según Barrientos, cada uno de los platos del menu de degustación son creaciones únicas que generan sentimientos y emociones en los comensales, resultado de todo un proceso de investigación. En las redes sociales, el chef publica imágenes de platos asombrosos con descripciones que resultan muy confusas e incluso indescifrables para quienes desconocemos el tema, pero que en definitiva provocan a más de uno.

La gente en las redes sociales se pronuncia frente al tema para criticar, recomendar, opinar, compartir y, por qué no, antojarse. Aunque en Facebook y Youtube no ha tenido la misma acogida, El Cielo no para de llamar la atención de muchos. En el siguiente storify vamos a ver reflejado este fenómeno.

 

st

st1

st2

 

 

En este link puedes ver el storify completo. [View the story “LA COMUNIDAD EN REDES SOCIALES OPINA SOBRE EL CIELO” on Storify]

¡Bienvenidos!

El Glotón es un lugar creado para los amantes del mundo de la cocina,  para aquellos aventureros que están dispuestos a conocer lugares que rompen con todo parámetro de “lo corriente”, que quizás unos calificarían de “mal gusto” y otros de “asombrosos”.  Extranjeros,  expertos en el tema,  amantes de este mundo gastronómico, o simplemente, curiosas como nosotras, tenemos un espacio abierto a la opinión.

Esta idea nació por una necesidad propia de hallar un lugar en la web que nos permitiera encontrar reseñas o recomendaciones de sitios fuera de lo común para visitar. Tras esto, surge El Glotón,  un blog que va a romper con todos los esquemas y va a incluir herramientas de la web 2.0 para entregarle al lector una información completa … Aquí lo importante es deleitar el paladar y para eso solo se necesita gente de mente abierta, dispuesta a conocer o a participar. ¡Bienvenidos!